En los recuerdos la vida Eterna

La imagen pertenece a Bracani....Antonio Ljubetic flickr

Mi tío venía enfermo y se quejaba de un dedo del pie que nunca se sanó, llevaba como un año con el problema. Yo nunca lo vi como algo terrible y siempre aposté por la recuperación. Hacia el último tiempo se agudizó el dolor, y el miércoles 3 pasado no pudo aguantar más, así que le pidió a mi mamá que lo llevara a la posta. Allí los doctores tomaron la decisión de que debían operarle lo antes posible. Ese mismo viernes. Yo llamé a mi mamá para saber de ella el viernes, y me contó muy triste y con algo de miedo de que iban a operar a mi tío, que le cortarían su dedo o de que posiblemente le irían a amputar ambas piernas.

Mi mamá siempre se sintió inquieta, mas yo no veía, no concebía la gravedad del problema, para mi era una amputación del dedo y ya. El viernes 5 llamé a mi mamá cerca de las 9 o 10pm, sólo para saber como estaba todo en casa, y con voz penosa me decía que todo estaba bien, y al final de la conversación me comentó que la operación había salido bien, que fue en la mañana, y que mi tío se estaba recuperando. Yo lo sabía, estaba super confiado que esa iba a ser la noticia y que todo volvía a la normalidad.

Luego seguí en el notebook de mi novia revisando el internet, pero ya no llegaba bien la señal. Lo apagué y me puse a ver Drake & Josh. Admito que sentía inquietud durante la noche. Y mientras estaba apunto de dormir, sentí el celular de la Natalia vibrar, lo tomé y se lo iba a pasar, pero vi que era el número de mi mamá. Respondí y era mi tía que decía con estas palabras "El Lolo nos dejó".

Yo no tuve palabras, sólo expresiones y no supe que decir, realmente me impactó la noticia. Colgó. De inmediato sentí la pena, y lo que es pero y que me afecto durante un tiempo, sentí culpa. Tenía culpa por muchas cosas, de que no le tomé el peso a la situación, de tener esa sensación de poder haber hecho mejor las cosas, de poder haber sido mejor persona con el mientras tuve la oportunidad. Sentía culpa por no estar allá con mi familia.

Al día siguiente, el sábado, fui a la casa, estar con mi familia y acompañarlos en el luto. El cuerpo de mi tío estaba siendo velado en la casa de mi abuela. Nunca vi a mi mamá tan afectada con una muerte. Mi tía estaba atacada, pero mi abuela estaba desconsolada.

El domingo 7 acompañamos a mi tió en su último día entre nosotros. Y fue trágico.

En mi familia han habido con esta tres muertes. Mi primo Raúl que murió asesinado muy joven, y personalmente la que más me ha afectado. Luego fue mi tata René, al menos él ya era viejito, pero era sin duda el patriarca de toda la familia. Y por último mi tío Rodolfo "Lolo". De inmediato recordé a los tres, y eso es el único consuelo que tengo, es mi versión de Vida eterna.

Considero que mi tío fue una persona muy alegre, que saludaba a todos siempre y donde fuere, también lo consideraba algo inocente y por esa inocencia a él la mayoría de las veces lo vi feliz. Recordaré cuando lo veía descansando en la vereda del frente tomando sol y mirando hacia el puerto, y sus té de litro.

Últimamente he pensado mucho en el tiempo. Anoche le comentaba a la Natita de que estábamos pronto a cumplir 30 años. Y que en los siguientes años ocurrirá más seguido este tipo de tragedias. Es momento de comenzar a disfrutar más a mis viejitos, demostrar cuanto los aprecio, y que si llegasen a morir, que sepan que me harán mucha falta.